¿Cuál es el origen del actual escudo chileno?

Es septiembre y curiosamente en la precordillera de Santiago se ha hecho común ver grandes cóndores volando sobre las casas y departamentos. Es extraño pensar que esta ave salvaje tan exótica para nosotros, sea parte del más representativo de nuestros símbolos patrios, y se hace aún más raro si pensamos que somos muy pocos los que nos hemos cuestionado su elección para ser parte del escudo chileno. De hecho nosotros tampoco lo habíamos pensado hasta que el año 2013 llegó hasta nuestro taller un antiguo escudo chileno de madera proveniente de Arica. Su restauración e investigación supuso un enorme desafío profesional, pero también un gratificante viaje a través de la historia de Chile que nos ayudó a descifrar y entender los elementos centrales de nuestro principal emblema patrio.

Acompáñanos a desentrañar los secretos del escudo de Chile.

En Arica existe un icono de la ciudad que pasa bastante desapercibido para los turistas, pero que forma parte importante de los habitantes de esa nortina ciudad chilena. Se trata de un escudo chileno tallado en madera y policromado, dispuesto en el lobby del Hotel Panamericana; y del que se dice sería el escudo más antiguo de Chile. De hecho una placa contiene una interesante leyenda donde se aprecia “Escudo de armas chileno. Reliquia tallada por artesanos franceses en 1818”. 

Después de tantos años sin algún tipo de mantenimiento, se descubrió que la pieza había sido sistemáticamente arrasada por las termitas y requería de una urgente restauración, llegando a nuestro taller en septiembre de 2013. Inmediatamente comenzamos un arduo trabajo para recuperar su estructura material, pero también para vislumbrar su origen, pues a nuestro ojo, la obra no podía ser tan antigua como se indicaba en esa placa. Era necesario entonces realizar un completa investigación para desentrañar su origen. De esa forma comenzamos una travesía por la historia de diseño y desarrollo del escudo chileno.

Cuando Napoleón llegó a la península ibérica en 1808, el Imperio Español sufrió unas de las peores crisis de su historia. Tuvo tal repercusión que desde ese momento, su poder, comenzó a desbaratarse en América, pues surgieron movimientos independentistas por todo el continente. En 1810 un grupo de criollos leales a la corona se congregó bajo el mando de Mateo de Toro y Zambrano para presidir una junta provisional con el objetivo de dirigir el reino de Chile mientras la crisis hispana pasara; pero diversos personajes vieron en esta reunión el punto de partida para un proceso que culminó con la aparición de numerosos patriotas que lucharon para liberar nuestro territorio del malogrado imperio español.  Tras diversas batallas por ganar nuestra independencia, en 1812, José Miguel Carrera tuvo la iniciativa de crear un escudo nacional para reemplazar el emblema español, exhibiéndose por primera vez ese mismo año en el frontis del Palacio de La Moneda. El diseño elegido optó por representar a dos personajes del mundo indígena que protegían una columna coronada por la figura de la palma cruzada e iluminado por una radiante estrella con la inscripción Post Tenebras Lux –después de las tinieblas, la luz-, y en la parte inferior una guirnalda con el lema Aut Consiliis aut Ense (o por el consejo o por la espada).

Napoleón llega a Chamartín para recibir a los delegados de la Junta de defensa de Madrid y hacer efectiva su rendición. Óleo del pintor francés Carle Vernet, 1808. Colección Château de Versailles, Francia.

Este escudo desapareció debido a la reconquista española entre 1814 y 1817, hasta que las tropas independentistas lideradas por Bernardo O’Higgins desbaratan los ejércitos hispanos y logran definitivamente nuestra independencia, la que es proclamada oficialmente el 12 de febrero de 1818. Al año siguiente, O’Higgins, ya convertido en Director Supremo se encargó de crear un nuevo emblema, promulgado oficialmente por el senado el 23 de septiembre de 1819; donde se constata que el escudo estará “formado en campo azul oscuro, ubicada en su centro una columna de orden dórico sobre su pedestal de mármol blanco, encimada del mundo nuevo americano, submontada de un letrero que dice así: Libertad; y sobre éste, una estrella de cinco puntas representante de la provincia de Santiago, presentándose a los lados de la columna otras dos estrellas iguales por Concepción y Coquimbo, orlando todo de dos ramas de laurel, atados sus cogollos con una cinta y rosa tricolor, apareciendo en su circuito toda armería por el orden de caballería, dragones, artillería y bombardería, con los demás jeroglíficos alusivos a la vil cadena de esclavitud que supo romper la América” (Amunátegui, M. Los precursores de la independencia de Chile. 1870. Pág.587). El escultor Ignacio de Andía y Varela fue el encargado de llevar a la talla esta nueva obra, agregando la figura de un indígena en la zona inferior levantando en lo alto el escudo mientras apoya su pierna en el cuerno de la fortuna y un caimán que aprieta entre sus fauces al león de Castilla y reposa sobre una bandera española caída.

1. Escudo diseñado en 1812 por encargo de José Miguel Carrera. – 2, Escudo diseñado en 1819 por encargo de Bernardo O’Higgins. En: Poirier, E. Chile en 1908. Imprenta Barcelona, Santiago de Chile, 1908.

En 1832 el Presidente José Joaquín Prieto parece ser uno de los primeros en presentar ante el congreso la inquietud urgente de cambiar el escudo chileno, por obedecer a que “No puede considerarse como tal el que se introdujo en los primeros tiempos de la revolución, porque a más de haber carecido de la sanción de autoridad competente, no contiene pieza alguna alusiva al objeto que debe representar. Ha creído, pues, el gobierno que no debiéndose tolerar por más tiempo ese escudo insignificante y abortivo”. (Amunátegui, M. Los precursores de la independencia de Chile. 1870. Pág.589)

.

Charles Wood Taylor (1792-1856)
Retrato de Charles Wood Taylor (1796- 1856)

La urgente petición de Prieto es acogida inmediatamente, y se encarga al inglés Charles Wood Taylor el diseño de un nuevo emblema. Este pintor, ingeniero, marino y militar inglés que se había radicado en Valparaíso, era un reconocido artista que se dedicó a la pintura y el dibujo, inmortalizando en sus lienzos altamente descriptivos, las costumbres, arquitectura y paisajes de nuestro país; siendo junto a Maurice Rugendas uno de los más importantes artistas de la primera mitad del siglo XIX. Su labor no se limitó sólo al arte, sino que como ingeniero participó en la proyección de los puertos de San Antonio, Coquimbo, Copiapó y Caldera; diseñó el plano topográfico de Valparaíso, proyectó el recorrido del primer ferrocarril entre Caldera y Copiapó, entre muchas otras obras. En 1834 se le encargó el diseño del nuevo escudo chileno, el que debió seguir un patrón establecido por el Congreso: “El escudo de armas de la república de Chile presentará en campo cortado de azur y de gules una estrella de plata; tendrá por timbre un plumaje tricolor de azul, blanco y encarnado; y por soportes un huemul a la derecha, y un cóndor a la izquierda, coronado cada uno de estos animales con una corona naval de oro. Santiago, agosto 22 de 1832. -Joaquín Prieto. -Joaquín Tocornal”.

El diseño de Wood se compone de un blasón dividido en dos esmaltes de colores rojo y azul, que simboliza la cordillera y el mar, junto con el temperamento temerario de sus habitantes. Al centro se ubica una estrella, símbolo que las culturas originarias ostentaban en sus pendones mucho antes de la llegada Española. Corona este conjunto un penacho de colores rojo, azul y blanco, el mismo que ostentaba el Presidente de la República en su sombrero al momento de crearse el escudo. A la izquierda se ubicó la figura de un Huemul, símbolo de la originalidad y distinción de los habitantes reflejada en este exótico animal que sólo se encuentra en la zona sur de Chile y Argentina (en esa época territorio chileno). A la derecha, la figura del Cóndor, una de las aves más grandes y fuertes de nuestros cielos, protege el blasón. Ambos animales llevan en su cabeza la corona dorada que simboliza las victorias navales ante la Armada Española, primero durante la batalla naval de Valparaíso en 1813, y luego la toma de la fragata Reina María Isabel en 1818, que afianzó definitivamente la independencia. Una guirnalda con motivos vegetales y florales de tonos dorados, representa los laureles de la joven república que prospera y se desarrolla en el siglo XIX.

Aunque –aparentemente- el diseño de Wood no incluyó una banda con el lema “Por la razón o la fuerza”, no es raro ver escudos chilenos y otras representaciones oficiales ostentado esta frase, pues su uso era recurrente entre las voces de los chilenos desde las guerras independentistas. Con el tiempo, este lema comenzó a incorporarse en todos los diseños del escudo, hasta que en 1920 es oficializado bajo el decreto 2271 del Ministerio de Guerra y Marina.

Estado del escudo del Hotel Panamericana de Arica, deteriorado por la salinidad del ambiente pero por sobretodo la presencia de termitas, que habían debilitado la estructura. 2013, Archivo Brügmann
El escudo del Hotel Panamericana de Arica, luego de su restauración. Puedes ver la nota que nos hicieron en el diario La Estrella de Arica, aquí: http://www.estrellaarica.cl/impresa/2014/01/16/full/25/
El Huemul es un mamífero sur andino en peligro de extinción que habita la cordillera de Los Andes entre Chile y Argentina.
El Cóndor es una imponente ave que habita en el flanco occidental de la cordillera de Los Andes.

¿Caballo o huemul? Divergencias en torno a un mismo elemento

Existen bastantes discrepancias ante un hecho por lo menos anecdótico que se presenta en muchos escudos chilenos: la figura del huemul reemplazada por la de un caballo.

Hay quienes proponen que es a causa de la factura foránea de muchos de estos emblemas durante la primera mitad del siglo XIX, principalmente en Inglaterra y Francia. En esos países la figura del huemul era algo totalmente desconocido, incluso en Chile era aún un animal exótico y esquivo, por lo que no resulta extraño pensar que a la hora de tallar su silueta, hayan tenido problemas de saber cómo representarlo, creando una figura ambigua con un excesivo parecido al caballo.

Esta afirmación que ha sido muy difundida durante nuestra historia y en los medios, hoy es objeto de cuestionamiento principalmente porque los escudos eran confeccionados a partir de un patrón o modelo que se enviaba junto al pedido, por lo tanto el diseño de Wood debe haber viajado junto con la orden del encargo; de esa forma, los talladores lograban componer todas las partes del escudo chileno, fabricaban los penachos, los blasones, coronas, guirnaldas e incluso la figura del cóndor, que era un ave igual de desconocida en Europa a principios del siglo XIX. ¿Por qué no errar en su diseño ahí también? El cóndor es representado muy similar al águila imperial, pero mantiene ciertos atributos en su representación  que a todas luces lo hace ver como un verdadero cóndor.

A este hecho se suma también que muchas de las primeras estampillas, billetes y monedas fueron fabricadas en Chile, y no es raro pensar que ciertos talladores experimentados hayan incursionado en nuestro país en la fabricación del nuevo escudo patrio. Ante estos antecedentes nos surge una duda en torno al diseño original de Wood ¿Será posible pensar que Charles Wood erró en su boceto del escudo?, ¿Será que él mismo no supo representar al huemul, y prefirió utilizar la figura de un caballo que para él, como inglés, resultaba bastante similar?  Esta queda como una pregunta abierta, el diseño original de Wood se perdió, y por lo mismo tal vez no sabremos jamás qué ocurrió realmente. Lo cierto es que el escudo fue representado a lo largo del siglo XIX con bastante libertad, con sus personajes en diferentes posiciones y distinta siluetas, en obras que no sólo fueron fabricadas en el extranjero sino que también en Chile. De hecho el huemul fue dibujado a veces como un animal parecido a la llama, otras como ciervo y la más difundida como un caballo galopante.

Escudo de Chile en la portada del libro descriptivo  “Chile en 1908”, de Eduardo Poirier, publicado por la Imprenta Barcelona en 1908.
Escudo de Chile en  “Exposición que el Jeneral D. Manuel Bulnes dirije a la Nacion Chilena”. Imprenta Julio Belin, Santiago de Chile. 1851

Ejemplos hay muchos, basta nada más con ver la Fuente de Ceres en la Plaza de Armas de Concepción, un monumento fundido en Liverpool (Inglaterra) bajo la dirección del escultor belga Auguste Bleuze, e inaugurada en 1856. La pieza, compuesta por una columna con faroles coronada por la diosa Ceres, tiene en su base une escudo chileno con un cóndor y un caballo. Lo mismo pasa en el Monumento a los Héroes de Iquique en la Plaza Sotomayor de Valparaíso, diseñado en 1886 por el escultor francés Denys Puech. También en el Mausoleo del General José de San Martín en la catedral de Buenos Aires, diseñado por el escultor francés Albert-Ernest Carrier-Belleuse; en los escudos nacionales ubicados en el interior del Teatro Municipal de Santiago y en el Teatro de Iquique; en la torre de mando del antiguo blindado Cochrane (1873); en el monumento a la Virgen del Carmen de Chile ubicado en la ciudad israelí de Haifa, sobre el famoso Monte Carmelo. Y a esta larga lista se suma entonces el escudo del Hotel Panamericana de Arica.

A principios del siglo XX el huemul aparece en escena correctamente representado, es común verlo en billetes, monedas, publicaciones de la época, monumentos públicos y banderas; y si imagen se catapulta hacia el exterior gracias  a la fotografía y los estudios de la fauna austral, que ya lo exhibe en libros por todo el mundo. Sin ir más lejos, el arquitecto alemán Fritz Höger utiliza un escudo chileno con huemul para decorar su famosa Chilehaus en Hamburgo, la casa central de la compañía naviera del magnate Henry Sloman, uno de los más importantes comerciantes de salitre en Europa.

Monumento de la Plaza de la Independencia de Concepción, c. 1905. Archivo Brügmann
Monumento a los Héroes de Iquique en Valparaíso, c. 1915. Archivo Brügmann
Escudo chileno en la torre de mando del Blindado Cochrane, realizado en 1873.
Escudo del monumento de la Plaza de la Independencia de Concepción.
Escudo del monumento a los Héroes de Iquique en Valparaíso.
Escudo chileno del Monumento a la Virgen del Carmen en el Monte Carmelo en Israel.
Vista actual del monumento en la Plaza de la Independencia de Concepción.
Vista actual del monumento a los Héroes de Iquique en Valparaíso.
Escudo chileno en uno de los accesos al Chilehaus en Hamburgo, diseñado en 1924.

Cuando el deteriorado escudo chileno llegó a nuestras manos proveniente de Arica, parecía que las termitas acabarían para siempre con esta invaluable pieza histórica. Tras un arduo y difícil proceso de restauración, logramos recuperar y conservar su esencia material; pero por sobreotodo conseguimos revelar las verdaderas implicancias de su origen, derribando un mito que lo situó en una época errada de nuestra historia. Ahora el escudo chileno del Hotel Panamericana de Arica, vuelve a tener una historia y un origen verídico. Gracias a este escudo nosotros dimos un paso enorme en el desarrollo de nuestra profesión, pero también fue una lección de historia que nos llevó a conocer los procesos políticos y culturales que vivió Chile durante el siglo XIX, y que dieron origen a obras tan interesantes como el diseño de éste, nuestro principal emblema patrio.

Charles Wood es parte de nuestra galería de “Personajes”. Si quieres conocer otras personas que contribuyeron al desarrollo de nuestro país, revisa este link: http://brugmann.cl/personajes/

Autores

Mario Rojas Torrejón- Fernando Imas Brügmann

Brügmann, 2017 C

Este es sólo un extracto de nuestra investigación, si tienes más información o te gustaría aportar con imágenes o algún antecedente nuevo, no dudes en escribir a contacto@brugmann.cl; y así contribuirás junto a nosotros al rescate de la memoria patrimonial de todos los chilenos. Se prohibe la reproducción parcial o total del artículo. Derechos de propiedad intelectual protegidos.
Bibliografía y fuentes consultadas: – 1. Amunátegui, M. Los precursores de la independencia de Chile, vol III. Imprenta Barcelona, Santiago de Chile. 1870. – 2. Poirier, E. Chile en 1908. Imprenta Barcelona, Santiago de Chile. 1908. – 3. Tornero, R. Chile Ilustrado. Imprenta Santos Tornero, Valparaíso Chile. 1872. Fuentes WEB: Breve estudio sobre la historia y el sentido original del lema del escudo chileno, por Criss Salazar. https://urbatorium.blogspot.cl/2009/09/breve-estudio-sobre-la-historia-y-el.html – El fastuoso debut del primer escudo patrio chileno, por Criss Salazar. https://urbatorium.blogspot.cl/2007/01/el-fastuoso-debut-del-primer-escudo.html – Charles Wood Taylor, por Alberto Labarca Rodríguez, http://charleswoodtaylor.blogspot.cl/
By | 2017-10-01T04:22:11+00:00 septiembre 29th, 2017|Artículo|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment

error: Content is protected !!